4 diciembre 2022

Ávila Secreta

Noticias

Junta y Ministerio se enfrentan por el toque de queda

El Ejecutivo regional, que también decreta el cierre de las provincias y limita a 4 personas las reuniones, mantiene el adelanto horario y se acoge al artículo 10 que permite a las comunidades modular las medidas

Castilla y León estrena hoy un nuevo paquete de restricciones para hacer frente a la pandemia de la covid-19 que llevan hasta el límite legal el real decreto de estado de alarma. Tal es así que la decisión de la Junta de imponer desde hoy el toque de queda a las 20.00 horas provocó durante la jornada de ayer un enfrentamiento con el Ministerio de Sanidad y elGobierno de la nación, que rechazó que la medida sea legal, aunque la Junta mantiene su decisión y hoy entrará en vigor el nuevo horario del toque de queda.  El vicepresidente regional, Francisco Igea, anunció ayer tras la reunión del Consejo de Gobierno con alcaldes y presidentes de diputaciones las nuevas restricciones para Castilla y León, como el mencionado adelanto del toque de queda; el cierre perimetral de las provincias desde hoy a las 20.00 horas; la limitación a cuatro personas de reuniones privadas; y la reducción a un tercio del aforo en los lugares de culto. Sin embargo, minutos después del anuncio, el Ministerio aseguraba que «no cabe» la posibilidad de restringir la libre circulación en horario nocturno a partir de las 20.00 horas ya que esa posibilidad no aparece contemplada en el marco del actual decreto del estado de alarma. Además, desde la Delegación del Gobierno recordaron que el artículo 10 del real decreto del estado de alarma establece la obligación de comunicar «previamente» al Ministerio de Sanidad las medidas que dicta el presidente de cada Comunidad como autoridad delegada.

Frente a esto, el Ejecutivo regional no tardó en responder que mantiene su decisión de adelantar el toque de queda desde hoy y se acoge al artículo 10 del Real Decreto de 3 de noviembre que prorroga el Estado de Alarma. Además,  aseguran que el presidente de laJunta informó de esta decisión al Ministerio de Sanidad ayer por la mañana. En un comunicado, el Gobierno regional se remiten al artículo 10 de dicho decreto que dice que la autoridad competente en cada comunidad podrá en su ámbito territorial, a la vista de la evolución de los indicadores sanitarios, epidemiológicos, sociales, económicos y de movilidad «modular, flexibilizar y suspender» la aplicación de las medidas previstas en los artículos 5, 6, 7 y 8, donde se incluye la limitación de la movilidad nocturna. De esta manera, al cierra de esta edición, el toque de queda hoy sábado enCastilla y León se aplicará a las 20.00 horas, siempre y cuando no sea prohibida judicial o administrativamente.

Entrada en vigor

Una serie de medidas, más allá del polémico toque de queda, que se enmarcan dentro de la «dramática» situación que vive la Comunidad, que ayer marcó un récord de contagios, con 2.483 nuevos contagios. Como ya avanzó Igea, el objetivo de estas medidas, con las que la Junta va «al límite» de lo permitido en el decreto de estado de alarma, es reducir la movilidad, la actividad y el contacto social. El cierre perimetral de las nueve provincias de la Comunidad será efectivo a partir de las 20.00 horas de hoy y el toque de queda pasará de las 22.00 horas, como se venía aplicando hasta el momento, también a las ocho de la tarde. Igualmente se ha determinado la reducción de los aforos en todos los lugares de culto a un tercio, con un máximo de 25 personas. También se ha decidido limitar las reuniones en los domicilios a un máximo de cuatro personas, que es «el más bajo» establecido por las comunidades y considerando que ir más allá «podría poner en dificultad la legalidad de la medida». 

Por otro lado, se podrán mantener abiertas las terrazas de los bares, cafeterías y restaurantes, siempre que se cumplan con las normas de seguridad y no se fume en las mismas, para cuyo cumplimiento la Junta ha pedido la colaboración de los alcaldes a través de las policías municipales, informó el vicepresidente y portavoz.

«Son medidas duras, la situación es excepcional, es el momento de llamar a la responsabilidad», afirmó el vicepresidente, convencido de que nos esperan «dos semanas muy difíciles», en las que se producirá un número elevado de contagios pese a que estén en marcha estas limitaciones, dado que su efecto se ve a partir de los quince días en vigor. 

Fuente: Diario de Ávila